San Ti

El abrazo del árbol por Jerónimo Milo
Jerónimo Milo

por

El abrazo del árbol


En la nota anterior hablamos sobre los beneficios del entrenamiento de posturas estáticas en las artes marciales chinas. Así, vimos que estas nos desarrollaban equilibrio, enraizamiento y una constante atención sobre nuestro centro de gravedad y nuestros apoyos. Hoy veremos una postura clásica en el entrenamiento de la postura estática.




Zhang Zhuang: también conocido por meditación de pie, estática o el abrazo del árbol. Método popularizado por los practicantes de Tai chi y Chi Kung y fundamental en los seguidores del I Chuan. Practicantes como Sun Lu Tang y Wang Tsu Chin fueron grandes exponentes de Zhang Zhuang. En la actualidad, Chan Kwok Wai es un ejemplo vivo de la efectividad de este método. Su efectividad se logra luego de mantener una postura estática durante muchos minutos, desarrollando así sensibilidad de nuestro cuerpo y autoconciencia de nuestra estructura ósea y corporal.

La Posición
Los brazos: los codos se posicionan ligeramente mas bajos que los hombros y las manos. De esta manera cuelgan naturalmente sin generar tensiones en la espalda. Los brazos y la espalda toman forma de "bóveda", así el torso es capaz se soportar grandes presiones y su estructura permite conducir óptimamente la fuerza. Así, la fuerza que aplica un contrincante sobre nuestros brazos se conduce (no se corta) ya que la forma de la mano y el brazo es circular. Esta fuerza se conduce a través de nuestro omoplato hacia la columna vertebral, convirtiendo así una fuerza que en su principio era paralela al piso en una perpendicular que permite que la misma se descargue a través de nuestra columna y piernas. Lo mismo en nuestras clavículas, la fuerza que era aplicada en nuestros brazos se descarga por nuestro esternón hacia las costillas y la columna




La mente: Juega un papel fundamental. Primero debemos asegurarnos que la parte física (huesos, músculos) esté correctamente alineada y que no realicemos esfuerzos innecesarios. Relajado no significa débil. Si uno esta débil cuando sienta peligro se tensara. Hay que prestarle mucha importancia a los apoyos de las plantas de nuestros pies para asegurarnos que todo el pie se adhiera al piso. El enraizamiento también se mejora utilizando la imaginación, debemos imaginar que nuestros pies echan raíces al suelo y que somos parte de el. Nuestro peso va todo hacia abajo como si fuéramos agua que se va por por una canaleta. Luego de dominada la parte física externa (postura, resistencia) podremos abocarnos al desarrollo de la respiración abdominal, esto nos hará conscientes de nuestro centro de gravedad y mejorara nuestro nivel energético.
Trabajar con un compañero: Pidamos ayuda a un compañero a ver si todo este trabajo nos da habilidad real o solo queda en nuestra imaginación. Con leves empujones testearemos si realmente estamos bien afirmados con el piso. También chequearemos nuestra estructura circular de los brazos a ver si la fuerza se escapa y se nos vence la estructura de los mismos. Aquí la técnica y la imaginación jugaran un papel fundamental. Si estamos relajados ,bien parados e imaginamos que no nos podrán mover, será muy difícil que nos corran de esta posición. Ahora si nuestra técnica es pobre y nuestra mente esta desconcentrada será muy fácil que nos venzan en esta estructura.





Desplegando la habilidad. Cada ves que golpeemos la bolsa o el guante de foco, cuando aplicamos una técnica, cuando hacemos nuestras formas, cuando nos trenzamos cuerpo a cuerpo, debemos tener en cuenta esa sensación de aplomo y seguridad en nuestra estructura que nos dan estas practicas. No es lo mismo golpear con el centro de gravedad a la altura del pecho y de puntas de pies, que golpear con un centro bajo y firme y bien plantado al piso. Mantener la practica de Zhang Zhuang se le adjudica a los alumnos mas serios. Los métodos tradicionales siempre estuvieron y esta en nosotros aplicarlos con sabiduría y efectividad.